La impecable ‘Los Mitchell contra las máquinas’, una joya para toda la familia

Con ‘Los Mitchell contra las máquinas’ estamos, sin duda alguna, ante una de las mejores películas de animación de los últimos años

‘Los Mitchell contra las máquinas’ es una película redonda. Divertida, ágil, profunda, loca, coherente, infantil, adulta… Posiblemente a la altura de otro largometraje de animación que es ya película de culto como lo es ‘Shrek’. Este filme nos narra la historia de una familia claramente disfuncional, como cualquier otra, que por pura suerte debe encargarse de salvar el mundo de un apocalipsis provocado por una asistente virtual controla-robots. Los Mitchell son una familia tan destartalada, diferente y original que es fácil que coincida en alto porcentaje con la familia de cualquier espectador.

Todos los personajes son divertidísimos y únicos. Una verdadera familia caótica real.

Esta comedia animada de Sony Pictures cuenta con grandes (y locos) profesionales a sus espaldas. Y se nota. Producida por Kurt Albertch, Phil Lord y Chris Miller (‘La Lego película’, ‘Spiderman: un nuevo universo’), con un guion de Michael Rianda y de Jeff Rowe (guionista de ‘(Des)encanto’) y bajo la dirección del propio Rianda, este largometraje animado es prácticamente perfecto de principio a fin.

La solidez del guion es indiscutible. Ingenioso y mordaz, está plagado de gags que además de ser tremendamente acertados y graciosos, hacen avanzar la historia de una manera muy orgánica y natural. Con sus puntos emotivos y casi de congestión en la garganta cuando toca, de la manera que toca y en el timing que toca. La manera de repartir leña tanto a Apple como a Elon Musk es otra genialidad de los guionistas. Porque el guion es tan ambicioso como acertado. No solo narra una muy buena historia, fluida y llena de acción. No solo tiene unos muy buenos y definidos personajes. No solo está lleno de chistes maravillosos, mordaces y actuales. No. También tiene mensaje y moraleja. Y con un estilo propio. Si es que lo tiene todo.

¿Perro? ¿Cerdo? ¿Perro? ¿Cerdo? Pan de molde.

Es complicado elegir cuál de los personajes es más divertido y entrañable. La protagonista, una adolescente que sueña con irse de casa para estudiar cine; el padre, un loco de la carpintería que no entiende cómo los vídeos chorra de su hija pueden triunfar tanto en internet; la madre, que intenta mantener a la familia unida a toda costa y que (spoiler) reparte leches como panes; o el hermano, preadolescente obseso de los dinosaurios. Y mi favorito, y seguro que el de mucha más gente, el perro-cerdo-pan de molde, que, por si fuera poco, además es bizco. También especial cariño y risas sacan los robots «defectuosos» que adopta la familia y que son un gag-crítica brutal en sí mismos.

La animación mezcla muy acertadamente el 2D y el 3D, lo que le otorga un aspecto muy personal y plástico a la puesta en escena. Además, incluye juegos visuales de animación como flechas, corazones rotos etc. que le dan un nosequéquequeseyó que te saca la sonrisa con solo verlo.

Las animaciones «extra» en 2D le dan a la película una personalidad todavía más divertida e innovadora.

Si es que hasta aparece un ejercito de furbys asesinos comandados por un furby gigante. De verdad, no se le puede pedir más. ‘Los Mitchell vs las máquinas’ es una película que lo tiene todo. Ve a verla ya, por favor.

Valoración de Mr McGuffin:5sombreros

Lo mejor: guion, animación, personajes… Todo.

Lo peor: el miedo a que no tenga el éxito y reconocimiento que merece por no ser de la todopoderosa Disney.

Si no has visto ya ‘The Mitchell vs the machines’, ve a verla a Netflix. No te pierdas esta obra maestra de la animación.

2 thoughts on “La impecable ‘Los Mitchell contra las máquinas’, una joya para toda la familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *