anime

anime

La guía del anime: géneros y subgéneros

Si eres novato en el mundo del anime, te explicamos cuáles son sus principales géneros

El sector del anime es uno de los más interesantes en lo que se refiere a cine y series, pero también puede resultar complicado si no sabes dónde te estás metiendo. Nombres, géneros, personajes… al principio es difícil saber cuál es cual. Y si preguntas a un otaku (uno de los profesionales de este universo), seguramente acabes con más lío que antes por la cantidad de información con la que serás bombardeado. Por eso, desde The McGuffin, hemos decidido echarte una mano y explicarte paso a paso qué conceptos debes conocer para unirte a ellos sin perder la cabeza.

Empecemos por una de las cosas más básicas: los géneros. En las series comunes, podemos dividir el catálogo en acción, romance, comedia… pero el anime es un poco más complicado. A pesar de que algunos sí se correspondan, otros cambian de nombre o son una mezcla entre varios de ellos. Aquí te dejamos los más importantes:

GÉNEROS PRINCIPALES:

Shōnen: Este género suele dirigirse a chicos adolescentes, concretamente de 12 a 18 años y su temática por lo general tiene que ver con las peleas. Un protagonista, casi siempre masculino, quiere ganar fuerza y llegar a lo más alto. Para ello tendrá que estudiar con todo tipo de maestros y atravesar situaciones difíciles que le harán desarrollar sus poderes y volverse más fuerte (sí, no vamos a mentir: es clavadito al viaje del héroe). Tiene grandes dosis de acción y comedia y unos efectos especiales muy espectaculares. Es el género más popular y con más espectadores en todo el mundo.

Shōjo: Es el equivalente al Shōnen para las adolescentes femeninas. En este caso la temática es mucho más variada, puede abarcar desde la ciencia ficción al drama histórico, dando especial atención a las relaciones interpersonales. De hecho, el término shōjo hace referencia al grupo demográfico al que va dirigido más que a la temática en sí (al igual que el shōnen, a pesar de su temática más básica).

Seinen: Género enfocado a jóvenes desde el final de la adolescencia hasta pasados los cuarenta años. Suelen tratar con situaciones emocionales duras, derivadas de temas más realistas, tales como las finanzas o la pérdida. Podemos destacar de este género lo directo que es a la hora de mostrar su contenido, ya sea violento o sexual, y su diálogo más complejo respecto a su contraparte más “juvenil” en el género Shonen.

Josei: El término “Josei” significa mujer en japonés, por lo que se puede asumir que este genero esta orientado a un público femenino adulto y joven con cierta madurez. Se caracterizan por centrarse en el romance como temática principal, aunque suelen tratarlo de forma más realista y explícita que los animes del género Shoujo.

Kodomo: al igual que el shōnen y el shōjo, el término kodomo hace referencia al grupo de edad al que va dirigido. En este caso, los niños. Los animes de este bloque no tienen elementos de «fanservice» o temática adulta, sino que se centran en la familia y los niños. También es muy común encontrar series protagonizadas por animales. Los episodios son cortos, cómicos y con una trama bastante simple.

SUBGÉNEROS:

Todos los animes forman parte de alguno de esos géneros principales, pero si quieres saber más sobre su temática tendrás que acudir a los subgéneros, que funcionan como una especie de etiquetas. Los más conocidos son aquellos que mencionábamos antes y que coinciden con los de las series tradicionales: acción, romance, comedia, policíaco… Aunque también los hay bastante diferentes. A continuación os hemos recopilado una lista de los que seguramente no hayáis oído hablar:

Isekai: Llamamos isekai a aquellos animes cuyo protagonista acaba en otro mundo, por lo general fantástico o de ciencia ficción. Puede deberse a que fallece en su mundo de procedencia (como un tipo de reencarnación), a un conjuro de invocación, a un objeto mágico, a un juego… En el caso de la reencarnación y los juegos, el protagonista puede adquirir otra apariencia o cambiar incluso de raza (elfos, demonios, monstruos…). Por lo general, durante esos cambios, adquirirá poderes especiales o armas legendarias. De hecho, los isekais suelen dividirse en dos tipos de trama: una en la que el protagonista es todopoderoso desde el primer capítulo y otra en la que para ganar ese poder superior debe atravesar un período de aprendizaje.

Ecchi: El significado de esta palabra es el de lascivo o pervertido, con una connotación negativa severa. Los animes pertenecientes al género Ecchi tienen escenas de carácter sexual no explícitas. Suelen estar llenos de situaciones insinuantes, semidesnudos, ángulos de cámara peculiares y lo que se conoce generalmente como “fanservice”. La aparición de genitales y zonas erógenas está censurada, siendo su contenido mucho más suave que la pornografía que muestra su género hermano, el Hentai.

Hentai: Aun siendo el significado de la palabra Hentai mucho más laxo que el de Ecchi, este género se conoce como la pornografía del mundo del anime. En los títulos pertenecientes a este género se pueden encontrar relaciones sexuales explícitas, muestras claras de las zonas erógenas y una variedad indefinida de tipos de animes con esta temática. Entender cual es el límite de este género es una cruzada a la que dedicareis vuestra vida y psique.

Yaoi: Los animes yaoi tienen una temática romántica, pero centrada en el romance gay. Los dos protagonistas atraviesan numerosos obstáculos hasta construir una relación más o menos estable. En la pareja generalmente encontramos al «seme», que es el miembro más dominante y determinado de la pareja, y al «uke», que es más frágil e indeciso y a menudo se rebela ante la relación por muy enamorado que esté. Y sí, por si os lo preguntáis también tiene que ver con su posición durante el sexo. Podemos dividir los yaois en dos tipos principales: el yaoi «hardcore» (con contenido más explícito, por lo que reciben también la etiqueta de hentai o ecchi) y el yaoi «kawaii» (ese término se usará de manera general en el mundo del anime para hacer referencia a las cosas «cuquis». En este caso, se refiere a relaciones más dulces y sin contenido explícito).

Yuri: Este tipo de anime es el equivalente al yaoi pero en romance lésbico. Sin embargo, en esta vertiente los roles no están tan firmemente asignados y suele centrarse más en el aspecto emocional que físico de la relación. Aunque también podemos encontrar una vertiente más «hardcore», con temáticas de ama y sierva y otras muchas opciones.

Mecha: es una abreviatura del término japonés «mecánico». La trama de estos animes se centra en los robots, concretamente en los que son controlados por pilotos. Abordan temas como el significado de ser humano, la importancia de los sentimientos o el heroísmo. Por lo general, pueden dividirse en dos grandes grupos: el mecha tradicional (en el que el robot es más similar a un vehículo de transporte para el piloto que a un individuo) y el mecha biológico (en el que piloto consigue conectarse con la máquina a través del sistema nervioso, dándole mayores habilidades pero también un trasfondo oscuro, sobre todo a la hora de hablar del origen de esos robots).

Gore: Al igual que en las series no animadas, el género Gore abarca al conjunto de series en el que se muestra la violencia de forma explícita. Muestran auténticos baños de sangre y desmembramientos en varios de sus capítulos, por lo que no es recomendable que veas estos animes si no tienes un estomago fuerte.

Slice of Life: Desde hace un tiempo han venido apareciendo animes con una temática algo más realista y cuya trama relajada sirve para tomarnos un respiro de nuestra atareada rutina. Estos animes suelen llenar sus minutos con situaciones cotidianas de diferente índole, que junto a una buena banda sonora nos envuelven en su tranquilidad acogedora. Si quieres desconectar un poco, algunos de los animes Slice of Life pueden serte de ayuda.

Spokon: El término Spokon se utiliza para definir un tipo concreto de anime de deporte. Los títulos de este género tienen un/a protagonista que dedica su vida a un deporte por el que siente una gran pasión. Una parte importante de estos animes son las relaciones y las historias de los personajes secundarios, ya que nos permiten empatizar con sus integrantes. La rivalidad y las ansias de ganar te dispara el ritmo cardiaco y hace la experiencia de ver estos títulos muy satisfactoria. Los grandes exponentes de este género gozan de una gran animación y una banda sonora excelente por lo que, si calidad es lo que buscas, te recomiendo que les des una oportunidad.

Harem / Harem inverso: Estas historias tienen un/a protagonista rodeado de personas del sexo opuesto con evidente interés romántico en él/ella. La trama se compone de pequeños momentos con diferentes personajes, siendo el desarrollo del romance lento y cortado por la intervención de otros. Generalmente, los animes Harem no tienen un final donde el/la protagonista acabe eligiendo a un pretendiente y rechazando al resto, habiendo excepciones a esta norma.

Idols: Debido a la importancia de los/as Idols en Japón, los fans de este género de anime no son pocos. La trama de estos títulos está centrada en los integrantes de un grupo de idols en ciernes, en sus relaciones, sus sueños y los pasos que han de seguir para convertirse en estrellas.

En definitiva, estos son los principales tipos de tramas que puedes encontrar. Pero recuerda, es muy difícil dar con un anime con una sola etiqueta: un shōnen puede ser spokon, isekai o gore. Y no solo eso, sino que también suelen darse mezclas entre los subgéneros (un anime harem puede ser ecchi y un yuri tener contenido de slice of life). Por eso, lo mejor es que tengas esta guía a mano y sobre todo mucha curiosidad. El mundo del anime puede parecer difícil, pero una vez que aprendas unos cuantos trucos, ¡no querrás salir!

Si quieres ver cualquiera de ellos, entra en Crunchyroll.

En colaboración con Carolina de Altolaguirre.

5 thoughts on “La guía del anime: géneros y subgéneros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *