‘Yo, robot’: ciencia ficción, persecuciones, y Will Smith… un blockbuster en toda regla

Asimov sirve de inspiración para esta historia distópica, que plantea dudas existenciales disfrazadas de tiroteos y mala leche.

‘I, robot’ (que mola mucho más que ‘Yo, robot’, el título en castellano) es una película basada en la novela ‘Isaac Asimov’s Caliban’ que no fue escrita por Isaac Asimov, sino por Roger MacBride Allen en 1993. Con Will Smith como protagonista, esta película estrenada en 2004 se ha convertido poco a poco, y sin darnos cuenta, en un cásico contemporáneo. Y si bien el autor de la novela original no es conocido, más que casi exclusivamente por los frikifans de la ciencia ficción, el guionista encargado de adaptar la historia no fue otro que Harllan Ellison, otro nombre que puede que tampoco nos suene demasiado, pero…

Portada de 'Isaac Asimov's Caliban', libro de Roger MacBride Allen.
Portada de ‘Isaac Asimov’s Caliban’, libro de Roger MacBride Allen.

Seguro que has visto alguno de sus capítulos escritos para ‘Babylon 5’, ‘The outter limits’ (‘En los límites de la realidad’) o la serie original de ‘Star Trek’. ¿No sabes de qué te hablo? Te lo pondré más fácil, ‘Terminator’.

Espera pero ‘Terminator’ es de James Cameron, por lo menos de manera oficial. Años antes Ellison escribió varios episodios para la televisión donde ya se daba vueltas a este universo. Tras una demanda de plagio, Cameron incluyó su nombre como inspiración de su idea. Así que lo más probable es que Harllan Ellison sea el papá de nuestro querido T-800.

1ª Ley de la robótica: Un robot no puede dañar a un ser humano, por innacción, permittir que un humano sufra daños.

Volvemos a ‘I, robot’. No quiero hacer spoiler (o como deberíamos decir aquí destripe), porque si no la has visto merece la pena que llegues a ella dejándote sorprender.

Will Smith es el protagonista de 'Yo, robot', una película de ciencia ficción llena de acción.
Will Smith es el protagonista de ‘Yo, robot’, una película de ciencia ficción llena de acción.

Nos encontramos en 2035, en la ciudad de Chicago, y los robots viven en armonía con los humanos. Cumplen su papel como accesorios o electrodomésticos. Realizan tareas mecánicas o rutinarias como ejercer de barrenderos y servir, en algunos casos, de compañía o asistentes domésticos. No estoy destripando nada, ya que esto lo veremos prácticamente antes de terminar los créditos de inicio. Y esto me lleva al primer punto valorable, el ritmo.

Si te pones a verla, resérvate 2 horas, ya que te enfrentarás a 155 minutos de cine. Y no sólo se te pasarán rápido, sino que te quedarás con ganas de más. Esta película sabe captar tu atención, y si te dejas llevar por ella te encontrarás tratando de entender qué está ocurriendo y por qué el detective Spooner (Will Smith) no se fía de esos amigables autómatas.

2ª Ley de la robótica: Un robot debe obedecer las órdenes que le den los seres humanos, excepto cuando tales órdenes entren en conflicto con la primera ley.

Will Smith – IMDb es el protagonista, efectivamente. En 2004, cuando se estrenó este título, Smith ya llevaba a sus espaldas grandes éxitos de taquilla como ‘Bad boys’ (2 policías rebeldes), ‘Independence Day’, o ‘Men in black’ (Hombres de negro). Si no recuerdas esa época, bien sea porque no habías nacido, o bien porque eras un golfo y repartías tus horas entre la discoteca y el edredón… Te diré que esos ejemplos que he puesto son sus 3 primera películas (pasando por encima de varias apariciones como secundario en alguna otra comedia sin mucho fuste y con papeles realmente minúsculos). Antes no había hecho nada. Ah, bueno, se me olvidaban las 6 temporadas de ‘The fresh prince’ (el príncipe de Bel-air). Y te recuerdo que esa serie fue un éxito en todo el mundo cuyas reposiciones siguen emitiéndose en muchos países. ¿A dónde quiero llegar con esto?

Will Smith en el 2004 ya era una estrella. Con muchos más títulos a sus espaldas, que no he mencionado. Smith no necesitaba demostrar nada. Ya le habíamos visto en comedia, en acción, y en drama. Y ahora aparece con esto que además de conjugar esos 3 géneros, los mezcla con ciencia ficción llegando a un equilibrio muy interesante, y que por otra parte llegará a ser casi una marca de la casa. Durante todo el metraje, Will Smith consigue que empatices con él, que te pongas sus zapatos (mejor dicho en sus zapatillas all-star).

Smith es uno de esos actores que saben jugar muy bien sus personajes. Porque a primera vista, nos parece que siempre es lo mismo, un vacilón de barrio que va un poco sobrado. Pero si miras más de cerca, si cierras el plano y te olvidas de los diálogos… Lo que vas a descubrir son silencios llenos de profundidad y peso. Y que conste por escrito que a Mr. Smith le ha costado mucho convencerme de sus capacidades más allá de esa fachada de ligón despreocupado. No es Robert DeNiro pero me quedo con Will antes que con… (contenido censurado).

Voy a lanzarte una idea. Me atrevería a decir que ‘I, robot’ es el primer título de una trilogía donde incluyo ‘I am legend’ (soy leyenda) y ‘Hancock’. Prueba a ver las 3 seguidas (puede ser en diferentes días) y dime qué te parece. Voy más allá y aunque pueda pecar de blasfemo, pienso que dentro de ‘I, robot’ hay influencias muy visibles de un clásico de culto como es ‘Blade runner’. Y es algo sobre lo que he pensado escribiendo esto, pero parece que la de Smith sea una precuela de la de Ford. Diría que ‘I, robot’ representa ese mundo abriéndose al futuro tecnológico, que luego desembocará en esa sociedad oscura y cruda de ‘Blade runner’. Y con esto queridos amigos paso a destacar el siguiente punto a favor, la fotografía.

'Yo, robot' es una apuesta segura, es ya un clásico de la ciencia ficción.
‘Yo, robot’ es una apuesta segura, es ya un clásico de la ciencia ficción.

Me maravillan los colores que usa y como juega con la luz el director de fotografía Simon Duggan. Y eso que estamos hablando de casi un novato. Aunque ya había participado en otros proyectos, nada a esta escala. Su debut ante el gran público fue un rotundo éxito, gracias al cual pudo embarcarse en otras grandes producciones. Me molesta mucho ver una película donde la oscuridad es tan pronunciada que no logro ver más que sombras y siluetas, sobre todo cuando no aporta nada a la historia. Éste es el ejemplo de cómo se puede transmitir esa sensación de oscuridad sin tener que aflojar la mitad de las bombillas de la casa. Y si a eso le sumas esos tonos de luz blanca y azul, a veces metálicos, consigues lo que hay aquí, una fotografía de 10.

Los efectos visuales son una pieza fundamental dentro de este perfecto engranaje, y esto representa mi siguiente punto a favor para esta película. Te recuerdo que estamos hablando del añ0 2004, y que la tecnología tarda aproximadamente unos 6 meses en quedarse obsoleta. Estamos acostumbrados al cgi y a los deep-kafe de internet, y somos unos expertos en cazar trucos (porque para eso tenemos el último modelo de televisión en 4k, y nos hemos visto todas las pelis de Marvel). Pero nos plantamos delante de ‘I, robot’ y nos comemos con patatas unos efectos de hace 17 años. No hay mucho más que decir sobre esto. Prefiero dejarte disfrutar y no abrir la cortina detrás del mago para descubrir cómo consigue cotar por la mitad a su ayudante.

1ª Ley de la robótica: Un robot debe proteger su propia existencia siempre que dicha protección no entre en conflicto con la primera o segunda ley

Vamos acabando, porque sé que te mueres de ganas de meterte en Disney + para descubrir (o para volver a disfrutar) esta historia llena de acción y buen cine. Y aunque la música no es representativa en esta obra, lo cierto es que la banda sonora esta presente durante casi los 155 minutos. Eso sí, si le preguntas a cualquier persona que nombre una canción de la película te mencionará ‘Superstition’ de Stevie Wonder Stevie Wonder – Superstition (Soul Train Show) – YouTube, primero porque realmente es la única canción que suena (lo demás son temas musicales, o casi), y segundo porque es lo que escuchamos al ver a Will Smith en pantalla por primera vez.

Y tampoco podemos disfrutar de la canción completa, pero nos da igual, porque es otra pieza perfecta dentro de este conjunto de aciertos. Sí, puede ser un truco barato y fácil, presentar al protagonista con un seguimiento de su rutina diaria acompañado de un clásico pegadizo, pero funciona. Si con eso se consigue atrapar al espectador, ole.

Para ser de 2004, 'Yo, robot' tiene unos más que buenos efectos especiales.
Para ser de 2004, ‘Yo, robot’ tiene unos más que buenos efectos especiales.

Dejo para el final al elenco de actores, que son correctos, pero al fin y a cabo el protagonista humano absoluto es Will Smith. Y digo eso porque el protagonismo es compartido con Sonny (personaje con el que muchos podrían sentirse identificados en algún momento de su vida) Sonny’s Interrogation in I, Robot (2004) – YouTube. Sería injusto e imperdonable no hacer una mención especial al trabajo del actor Bruce Greenwood, interpretando magistralmente a un personaje que aunque no presenta ningún tipo de evolución y minuto a minuto lo único que hace es dejar más y más clara sus intenciones, lo hace de una manera totalmente convincente.

Alex Proyas, fue el encargado de dirigir esta cinta, y aunque es prácticamente un desconocido y su trabajo para la gran pantalla ha sido escaso, alcanzó cotas muy altas de calidad en ‘I, robot’. El único otro título que puede sonarte es ‘The crow’ (El cuervo), aunque que la fama de esa cinta se debió más a un morbo macabro que con el tiempo lo ha colocado en un lugar de culto, que en lo personal creo que no se corresponde con la realidad.

Me gustaría saber que habría pasado si este proyecto hubiera caído en manos de un director más Hollywood. Y aunque defiendo esta película sin ninguna duda, creo que tenía el potencial de haber podido volar mucho más alto.

Valoración de Mr. McGuffing: 4sombreros

Lo mejor: El equilibrio perfecto entre técnica y acción, y por supuesto el final del que no te voy a contar nada.

Lo peor: La historia humana y el background del personaje de Will Smith podría haberse jugado de una manera más inteligente.

Como ya adelantamos en The McGuffin, desde el 4 de junio tienes ‘Yo, Robot’ disponible en Disney+.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *