Portada

‘The Witcher: la pesadilla del lobo’, un aperitivo que nos deja con ganas de más

Netflix estrena la precuela de animación de la serie ‘The Witcher’ como antesala de su segunda temporada

Las aventuras de Geralt de Rivia aterrizaron en Netflix con una legión ya importante de fans (tanto de libros como de videojuegos), pero ese número no hizo más que crecer con el estreno de la serie. Y con la llegada del Covid, fueron muchos los que lamentaron el retraso de su segunda temporada. Por eso todos nos hemos abalanzado con tantas ganas a por ‘The Witcher: la pesadilla del lobo’. Una precuela que nos narra las aventuras de Vesemir, que ya nos ha sido presentado (de palabra al menos) en la serie madre como el mentor de Geralt.

Por una vez voy a hacer la reseña al revés: vamos primero con lo negativo. La razón es que son tan pocas cosas (o más bien una sola cosa) que prefiero acabar con ello cuanto antes. La animación no hace justicia ni por asomo a la historia. Puede que sea porque como fan del anime que soy, estoy más acostumbrada a escenas de acción de estudios japoneses. Y lo mires como lo mires, tienen un auténtico don para ello. Pero en este caso todas las escenas de magia y batallas me recordaban más a ‘Las Supernenas’ que a ‘The Witcher’. Netflix, el campo de la animación hay que trabajarlo (sobre todo el tema de iluminar los ojos de los personajes cuando usan sus poderes. SON BRUJOS, NO GUSILUCES).

Llamadme loca, pero algo en esta iluminación no me convence

Por lo demás, ni una sola crítica negativa. La trama engancha desde el minuto 1, la línea temporal es considerablemente más fácil de seguir que la de la serie original, une perfectamente todos los puntos entre la temporada 1 y lo que sabemos de la 2 y sirve para comprender mejor a los personajes. Y lo más importante de todo, a Vesemir es imposible no quererlo. Es un personaje casi perfecto. Combina de maravilla una historia genial, carisma y un atractivo que casi iguala al de su pupilo. Eso sí, en cuanto le ves dos minutos en pantalla comprendes por qué Geralt es tan parco en palabras. El pobre tenía que compensar de alguna manera los ataques de verborrea y egocentrismo del maestro.

Pues tú sí, Vesemir. Hablas por los dos. Pero ese humor ácido es parte de tu encanto

Respecto al mundo que nos presenta, hay pocas novedades. Se comprende un poco mejor la profundidad de la discriminación que sufren los brujos (aunque en cierto modo, esta película lo presenta como un problema cíclico. La discriminación lleva a los errores de los brujos que se saldan con más discriminación) y también el rencor de los elfos. Y para variar, por si Yennefer no nos lo había dejado lo suficientemente claro, hay algún que otro problema de corrupción en la cúpula de los hechiceros, en sus enseñanzas y en básicamente todo lo que tiene que ver con ellos. ¿Nos sorprende? Pues no demasiado. Yenn, tendrías que haber volado Aretusa por los aires. Te apoyamos.

¿Qué nos queda entonces salvo una historia de amor? Y no, no nos referimos a Vesemir y el oro (que también podría ser perfectamente) sino a Illyana.

Aunque no cabe duda de que el shippeo «Vesemir x Oro» podría tener su propia peli aparte

CUIDADO CON LOS SPOILERS A PARTIR DE AQUÍ. La mujer que tiene los dos grandes plot twist de la película en sus manos. No muchos personajes podrían darle una réplica decente a un personaje tan carismático como Vesemir, pero ella lo consigue con elegancia. La villana, por su parte, se queda a medio gas. Durante unos momentos apunta a un viaje redentor que quizá podría haberla hecho más interesante, pero no tarda en tirarlo por la borde. Y al final no es más que una fanática sin demasiada miga. Pues venga, hija, únete al club. Nilfgaard te espera con una pancarta «Villanos que podrían haber sido más y fallaron». Aunque en cierto modo, esa falta de villanos carismáticos y bien construidos sirven para enfatizar lo que tanto ‘The Witcher’ como ‘La pesadilla del lobo’ intentan transmitir: que el peor peligro para los seres humanos son los propios seres humanos.

Poco más que decir salvo que, como de costumbre, Netflix sabe jugar bien con nuestras expectativas. Por si no estábamos muy pendientes de la segunda temporada de ‘The Witcher’, nos ofrece este peliculón animado para que vayamos tensando nuestros nervios. Y para que seamos conscientes de que, en el momento en que Vesemir aparezca en pantalla, ya tendremos otro personaje al que adorar. Además de Geralt, Jaskier, Yennefer, Sardinilla, el dragón dorado… Bueno, que tenemos otro más para la lista. Dejémoslo así.

Valoración de Mr McGuffin: 4sombreros

Lo mejor: Vesemir, Illyana, la trama, lo bien conectados que están todos los puntos con la serie original (Geralt chiquitín es para pellizcarle los mofletes) y las entradazas de Vesemir (que mira que es fan del drama).

Lo peor: la animación (que en serio, amigos de Netflix, deberíais trabajar en ello) y los puñeteros seres humanos. Empiezo a plantearme que quizá el mejor final sea que una estrige se los coma a todos…

¡No te la pierdas! Métete en Netflix y aprovecha para verla, que a final de este año tenemos segunda temporada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *