Joker

‘Joker’, la historia de un payaso roto

En una mano tienes a Joaquín Phoenix, uno de los actores más controvertidos en Hollywood. En la otra tienes a Joker, el villano más carismático de la historia. Luego llega Todd Phillips y junta las manos

Lo primero que quiero dejar claro, por favor, es que Joaquín Phoenix se llama Joaquín. No es Yoaquin, ni Lloaquin. Su nombre es Joaquín.

Y habiendo aclarado esto, diré lo más importante que debes saber de esta película. ‘Joker’ es una obra maestra, y punto. Es un thriller para quien no le gusta el thriller, es acción para quien no le gusta la acción, es comic para quien no le gusta el comic. Es una maravilla atemporal.

Echando la vista atrás, yo que ya tengo algunos años, recuerdo como quedé fascinado con el el Joker en ‘Batman’ de Tim Burton en 1989. Tenía sólo 7 años, pero quedé maravillado. No sé si en ese momento sabría quién era Jack Nicholson, pero tengo la extraña sensación de que sí. Sea como fuere, desde ese momento Nicholson siempre ha sido mi Joker favorito, y pasó a ser un personaje clásico en la historia del cine contemporáneo. Aunque es cierto que hay división de opiniones sobre la calidad de la interpretación. personalmente me encanta y creo que todo el histrionismo del personaje era justificado y necesario. A ver, es un personaje de comic.

Jack Nicholson es Joker en ‘Batman’ de 1989.

Mucho después llegó Heath Ledger en una versión más siniestra y cruenta. Reconozco que me encantó y que me pareció una vuelta de tuerca más muy interesante. Y después Jared Leto se apuntó al carro en ‘Suicide Squad’. El personaje en este caso no está carente de valor. Simplemente no atrapa porque la película no está a la altura, según mi punto de vista. No puedo valorarlo porque no he conseguido ver la película entera y las pocas apariciones de Joker no son suficientemente potentes para sujetarme al sofá y mantenerme atento. Leto, de todos modos, tiene algo que me echa hacia atrás. No sé qué es.

Se podría pensar que ya siendo la 4ª versión del personaje en la pantalla podría resultar aburrido. No olvidemos al cubano César Romero encarnándolo para televisión en la gran adaptación a la pequeña pantalla de 1966. Y por supuesto hay que mencionar el gran trabajo de Mark Hamill poniendo voz al personaje en la serie de animación. Pero luego aparece Joaquín Phoenix y nos hace un zasca de manual.

César Romero no se afeitaba su bigote. Lo tapaba con el maquillaje.

Cada día que pasa estoy más enamorado de Phoenix. Lo que hace con este personaje es brutalmente sincero, salvajemente delicado. La verdad que encierra en cada una de sus acciones es abrumadora. Estás viendo a un asesino, a un teórico enfermo mental. Pero lo que ese tipo está haciendo es justicia. Cuando un superhéroe se carga a un malo que ha hecho cosas mala todo el mundo aplaude. Pero cuando un villano acaba con un bueno que ha hecho cosas malas…

Nos encanta Arthur Fleck porque es un marginado, un paria. Es un insecto espachurrado en el parabrisas. Es como nosotros y queremos que gane. Porque vemos detrás de esa extrema violencia un auténtico dolor. Y eso es obra de un maravillo actor que está inmenso durante todo el metraje. Phoenix se come la pantalla.

Arthur Fleck ha sido menospreciado toda su vida.

El trabajo de introspección y el cambio físico al que se sometió es admirable. El compromiso de Phoenix con sus personajes es de sobra conocido pero en este caso hay que quitarse el sombrero. La risa incontrolada de Fleck en los momentos más random, o incluso inadecuados le nace del mismo alma y podemos ver todo el sufrimiento que encierra. La interpretación es verdad, y verdad es que lo nos regala Joaquín Phoenix en uno de sus mejores trabajos.

Arthur Fleck lleva una gran carga.

A partir de aquí puede haber spoilers.

Durante la historia hay constantes referencias a la familia Wayne y Todd Phillips quiere mantener nuestros ojos en esa dirección, puede que pensando en lo que el público estaba deseando ver. Incluso en al final nos muestran como en realidad ésta es la precuela de ‘Batman’ de 1989. Lo más alucinante es que sin darnos cuenta, llega un momento en que toda la historia que creíamos conocer se nos va olvidando. Joker deja de ser un personaje de ficción que vive en las páginas de un comic y se convierte en un ser humano real. Él es tu vecino raro o tu compañero de trabajo. Joker es aquel tipo que siempre me encontraba en la estación Avenida de América, en el metro de Madrid, con aspecto y pelo desaliñado, pantalón de traje y camisa y un radiocassette al hombro a todo volumen y cantando. Le echo de menos.

Es posible que si tú hubieras sufrido lo mismo que Arthur Fleck acabaras igual. Hay gente que me dice que no ha visto ‘Joker’ porque no les gustan las películas de miedo y yo siempre les digo lo mismo. ‘Joker’ no da miedo, es un drama.

Todd Phillips dirige, produce y escribe esta joya, que en manos de otro posiblemente hubiera sido un fracaso, excepto si la hubiera dirigido Martin Scorsese claro (que no tiene nada que ver con esto pero me ha venido a la cabeza y creo que hubiera hecho algo muy especial). Hablando de Martin Scorsese, DeNiro también aparece aquí como Murray Franklin, un personaje odioso y paródico. Por supuesto está magnífico dando vida a ese presentador acartonado y casposo, personaje que recuerda sin duda al antagonista de DeNiro, interpretado por Jerry Lewis en la gran ‘The king of comedy’ (El rey de la comedia)

Phillips también es el cerebro detrás de ‘The Hangover’ (Resacón en las vegas I II y III) y ‘Borat’, por ejemplo. Pero por desgracia creo que su obra siempre será más conocida que él mismo.

La banda sonora a cargo de  Hildur Guðnadóttir es conmovedora y esas canciones clásicas americanas nos transportan a un punto espacio-temporal indefinido pero a su vez muy familiar, dotando al conjunto de cierta magia.

Joker hace una entrada por todo

Me encanta como la fotografía Lawrence Sher nos muestra al principio a un Arthur bien iluminado, pero rodeado de basura y suciedad, y poco a poco el personaje se va oscureciendo y entrando mucho más en el terreno de las sombras.

Aquí todo está medido, cada personaje es perfecto y cada actor sabe qué hacer en cada momento, desde el Sr. Wayne al que encarna Brett Cullen, hasta los 3 ejecutivillos abusones del vagón de metro (cuyos nombres reales no he logrado encontrar aún siendo alguno de ellos rostros familiares en el terreno de los secundarios).

Merece un reconocimiento especial la elección de Dante Pereira-Olson para interpretar al pequeño Bruce Wayne. En los pocos segundos que aparece en pantalla consigue transmitir una completa soledad.

Hablando de personajes con más líneas de diálogo, Frances Conroy como Penny Fleck, y Zazie Beetz en la piel de Sophie Dumont están espléndidas y brillantes. ¿Soy el único que sufrió junto a Arthur cuando éste descubre la realidad de su relación con Sophie?

Arthur cuida de su madre Penny (Frances Conroy).

Por cierto, no sé de cómo alguien puede pensar que él la mata después del encuentro en su apartamento. Como ya dije, Arthur lo único que hace es justicia (entendida desde un punto de vista de la ficción evidentemente). Sophie nunca ha sido mala con él, y no tiene motivos para hacerle daño.

En realidad ellos comparten una escena posterior que fue eliminada del corte final. Puede que Phillips quisiera sembrar la duda en el espectador, cosa que en mi opinión es un error.

Sophie (Zazie Beetz) y Arthur ensayan unsscena eliminada.

No se puede decir nada malo de nadie, incluso esos grotescos payasos (Glenn Fleshler y Leigh Gill) lo clavan.

Si el hotel Overlook era un personaje más en ‘The Shining’ (El resplandor), aquí ocurre lo mismo con el diseño de vestuario que corre a cargo de Mark Bridges. Bridges hace un esmerado trabajo y los resultados saltan a la vista.

Poco hay más que decir sobre esta obra maestra del cine. Si no la has visto no sé qué haces leyendo esto, y si ya la viste puedes volver a disfrutarla desde el 7 de Septiembre en HBO.

Valoración de The McGuffin: 5sombreros

Lo mejor: El momento en que después de disparar a Murray en directo, Joker baja el arma y vuelve a subirla sin saber bien qué hacer.

Lo peor: Que Todd Phillips eliminara escenas, en especial las de Arthur y Sophie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *