‘El juego del calamar’, la nueva generación de battle royale

‘El juego del calamar’ es la última superproducción surcoreana que triunfa en occidente. Estamos ante una propuesta actualizada de los concursos a muerte donde solo puede ganar uno…

Un grupo de personas debe sobrevivir para obtener un ansiado y jugoso premio. Pero solo uno puede ser el ganador. ¿Cuántas veces nos hemos topado con esta premisa en el cine? Si retrocedemos casi un siglo, encontramos en 1932 a una de las cintas precursoras del battle royale: ‘El malvado Zaroff’ o ‘El juego más peligroso’, donde un náufrago debe lograr escapar de las garras de un malvado conde que, en realidad, ha exterminado y cazado uno a uno a toda la tripulación. No hablemos ya de ‘Los juegos del hambre’, la saga de éxito que llevo este género a los libros, las televisiones y cines para millones de personas. Tal fue el éxito de la saga del Sinsajo que podríamos decir que es la precursora mundial de uno de los videojuegos con más éxito de todos los tiempos, el aclamado ‘Fornite’

Sin embargo, es el cine asiático uno de los que más partido ha sacado a este tipo de historias sobre «el último superviviente en pie». Así nos encontramos la mítica ‘Battle Royale’ (2000) que da nombre a las películas y series con esta temática. En aquella cinta de Kinji Fukasaku, serán un grupo de estudiantes los que deberán matarse entre ellos en una isla de Corea del Sur hasta que solo sobreviva uno. Tuvo segunda parte en 2003: ‘Battle Royale: Réquiem’. Ambas son posiblemente las más explícitamente violentas y crudas en lo que a esta temática se refiere. Quizá porque además asentaron las bases del género. O ‘Como Dios quiera’ (2014), otro gran exponente asiático de los battle royale.

Dos décadas después, Netflix nos lleva de nuevo a Corea del Sur con ‘El juego del calamar’ con esta nueva generación actualizada de los battle royale. En esta ocasión los participantes serán un grupo de personas con enormes deudas (cada una por motivos diferentes) que acabarán jugando voluntariamente a este juego mortal. ¿Cuál es la diferencia con otras producciones del género? Los juegos a los que se enfrentarán son juegos infantiles en los que el que pierda, muere. Y por cada baja, el premio económico final aumenta considerablemente.

Primer juego de ‘El juego del calamar’: luz roja, luz verde.

Es ‘El juego del calamar’ una serie con una excelente premisa, pero un desarrollo que no está a la altura. Desde el principio, sabemos quién va a ganar. Y apenas nos aporta sorpresas en el avance de la trama ni en el orden de las muertes de los participantes o incluso qué dos jugadores morirán juntos (lo sé, acabo de rozar el spoiler).

No hablemos de las subtramas, mal desarrolladas y mal cerradas en su inmensa mayoría. Como si a los guionistas se les hubiera ocurrido una idea brillante a posteriori que solo supieron colar con calzador. Lo que desemboca, de nuevo, en una historia a ratos, muchos, poco creíble. De golpe y porrazo la serie se olvida de las tramas originales de los personajes, sus familias, su vida fuera del juego, y luego pretende recuperarlo malamente y a toda prisa en el último episodio, algo que, obviamente, no funciona ni haciendo el mayor acto de fe.

Del doblaje al castellano poco voy a decir más que tras la primera media hora de metraje del primer capítulo, me vi obligado a verla en VOSE, en coreano con subtítulos. Qué horror.

Todos los participantes esperando para jugar en ‘El juego del calamar’.

Si hay algo elogiable de ‘El juego del calamar’ es el capítulo del juego de las canicas (1×06, ‘Gganbu’), desbordante de momentos emotivos bien jugados y recreados. Podemos disfrutar por primera y única vez en la serie de personajes con una profundidad psicológica muy interesante. Historias con background que pueden hacernos soltar la lagrimilla, sin llegar a ser para nada lacrimógenas o forzadas.

Y el final, por favor, el final. No haré spoiler, pero de verdad, Hwang Dong-hyuk, director y guionista, ¿era necesario volver a forzar toda la trama tanto como para que el protagonista, encarnado por Lee Jung-jae, decida darse la vuelta para vengarse y dejar así la puerta abierta a una segunda temporada? Ah, bueno, y lo de tintarle el pelo de rojo… No lo voy ni a comentar.

‘El juego del calamar’ es un buen pasatiempo para los fans del battle royale pero no le pidamos peras al olmo. Es una serie facilona, incongruente y sin recorrido. Si alguien puede, que me explique por qué está teniendo tanto éxito. Gracias.

Valoración Mr McGuffin: 2sombreros

Lo mejor: algún giro de guion, que aunque inesperado, da aire a la serie. Y el 1×06, el capítulo de las canicas.

Lo peor: el doblaje, lo previsible de la serie, las subtramas sin sentido… Y el pelo rojo que decide ponerse el protagonista al final de la serie. Es ridículo, Parece un malo cutre del Team Rocket.

Recuerda que puedes ver ‘El juego del calamar’ en Netflix.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *