crash portada

‘Crash’ plantea un sórdido y magnético viaje a los infiernos

‘Crash’, el film de David Cronenberg, no deja indiferente al espectador. Y provoca toda una polarización: o lo amas o lo odias

Dice la gran Wikipedia que la sinforofilia ‘es una excitación sexual con los accidentes de autos´. Además, la sinforofilia ‘es una parafilia en la cual la excitación sexual gira alrededor de observar o incluso representar un desastre, tal como un incendio o un accidente de tránsito’. No es muy difícil por tanto deducir de dónde viene el título de esta película (‘Crash’) y hacia dónde se encamina.

Por si os quedan dudas, lo confirmo: la peli va exactamente de lo que creéis

Deseos, fantasías y demás filias, esta película se adentra en un sórdido mundo que aborda los límites del deseo. Sus protagonistas, James Ballard  (James Spader), un productor de cine y ejecutivo publicitario, junto a su esposa, Catherine (Deborah Kara Unger), mantienen una relación abierta a personas y deseos.  Se toparán con la horma de su zapato, la noche que conduciendo a casa, Ballard colisiona con el coche de la Dra. Helen Remington (Holly Hunter), matando al acompañante y esposo de ésta. Ella, mirando fijamente a Ballard desde su coche destrozado, le muestra un seno. A partir de aquí nada será igual para la pareja Ballard, que se adentrarán en el sórdido mundo de la ya denominada sinforofilia, o excitación sexual con los accidentes de autos.

Lo que plantea el versátil Cronenberg es buscar el límite visual del deseo del espectador sobre la historia, creando imágenes magnéticas, y cuestionándole hasta dónde mirar. La película no cuenta con un guion desbordante, aunque se base en un libro del conocido escritor James Graham Ballard, pero las imágenes y el ambiente son hipnóticos y uno no sabe a veces si ver o no ver, potenciado por la partitura de Howard Shore ambiental, oscura e inquietante.

David Paul Cronenberg (Toronto, 15 de marzo de 1943) es un director y guionista canadiense. Uno de los principales exponentes de lo que se ha denominado «horror corporal», el cual explora los miedos humanos ante la transformación física y la infección. También inaugura y abandera el concepto de la «nueva carne», eliminando las fronteras entre lo mecánico y lo orgánico. En ‘Crash’ destaca esa sensualización y sexualización de las heridas, cicatrices o amputaciones y hasta el empleo de artículos ortopédicos dentro de esa provocación sexual.

‘Crash’ es una película que literalmente no deja un solo tabú sin tocar

En mi opinión ‘Crash’ es cine de autor pseudopornográfico, provocador y desagradable. Pero también valiente, novedoso y audaz. Ante esta polarización interna imito a Descartes y me ubico en el medio. Creo que es una película que hay que ver, pero entiendo que no está hecha para todo tipo de retinas.

Valoración de Mr McGuffin: 3sombreros

Lo mejor: el magnetismo de las imágenes en toda la película que te fuerzan a mirar.

Lo peor: el exceso de secuencias sexuales y algunas que nos sitúan ante nuestros propios límites.

Si estás preparado para salir más o menos traumatizado, puedes encontrarla en Filmin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *