Cowboy Bebop

Cowboy Bebop

‘Cowboy Bebop’ es menos que la suma de las partes

Crítica del live action de ‘Cowboy Bebop’, que aterrizó en Netflix el viernes 19 de noviembre.

No voy a negar que he cogido ‘Cowboy Bebop’ con muchas ganas y eso que no había visto la serie original. Pero un trailer que traía todo lo que a mi me gusta: un buen coctel de artes marciales, disparos y naves espaciales. Todo envuelto en una estética Pulp y sonando al ritmo de jazz. ¿Qué más puedo pedir?

¡Qué rabia! No se muy bien que me esperaba, tal vez una actualización de lo que en su momento fue ‘Firefly’, una serie de cowboys espaciales, algo así. Y es verdad que hay algo de eso, pero no termina de funcionar.

Hay mucho esfuerzo en las labores de producción: los decorados y la música son estupendos, el trío de protagonistas funciona –tema aparte que respeten el carácter de los originales–, y a nivel estético poco hay que reprochar, pero… Le falta alma. Ya lo he dicho.

En serio, ¿cómo puede ser que el espectador ponga todo de su parte y ni por esas se enganche? Es esa sensación que he tenido a lo largo de los primeros cinco episodios: que si, que todo muy guay, los protagonistas me caen bien, pero no me importa lo que se me está contando. Cinco episodios, es decir, la mitad de la temporada.

Pero no todo es tan malo: hablemos de aciertos y errores.

Trailer Cowboy Bebop

Trama y personajes

‘Cowboy Bebop’ narra las peripecias de dos socios cazarrecompensas, Spike Spiegel y Jet Black, a los que dan vida unos John Cho y Mustafa Shakir con muy buena química en la pantalla. A ellos se les suma el terremoto humano que es el Faye Valentine de Daniella Pineda, que pone la sal y pimienta del grupo protagonista a bordo de la nave Bebop, que más que un grupo, acaban formando la clásica familia disfuncional.

Todo cambiará cuando los tripulantes del Bebop se interpongan en el camino del sindicato Red Dragon, desenterrando de paso un viejo conflicto que vincula a Spike con el maníaco homicida Vicious y a su novia Julia, con la que Spike intentó escaparse.

El problema es que los actores de Vicious y Julia no terminan de funcionar, acaso por una elección de casting desafortunada, y creo que es por aquí por donde la serie empieza a hacer aguas.

Vicious es un personaje maniqueo e infantil y Julia simplemente no es creíble. Todavía no consigo imaginarme a John Cho y a Elena Satine, que interpreta a Julia, enamorados y mucho menos el girito de guión que nos tenían reservado para el final de temporada. Una sacada de manga.

De izquierda a derecha: Faye Valentine, Spike Spiegel y Jet Black

Apartado técnico

Lo mejor sin duda está reservado al apartado de producción. Los diseños son espectaculares y el CGI no canta más de lo debido, salvando alguna excepción. Por otra parte, la banda sonora de Yoko Kanno bien merece alumbrar vuestras stories o acompañar estas tardes de lluvia, porque tiene una fuerza especial y los nuevos temas no desentonan en absoluto.

Eso si, hay algo que no me termina de cuadrar en este apartado y se podría decir que la culpa es de la «herencia» del anime en lo técnico: planos exageradísimos y distorsionados, actuaciones impostadas, y un ritmo demasiado frenético, que puede tener sentido y funcionar en dibujos animados, pero que deja una impresión extraña verlo encarnado.

Al final, la sensación que deja es que podía haber sido mucho más. Quizás con algo de elegancia y contención y sobre todo, una mejor elección de casting. Con todo esto no quiero decir que la serie sea insalvable, sino que podría haber sido mucho mejor de lo que es: un experimento interesante en el plano técnico, pero un fail en lo narrativo.

Puede gustar a los aficionados al género, pero no creo que contente a los fans de la serie original.

Valoración de Mr. McGuffin: 3sombreros

Lo mejor: la puesta en escena, la química de los protas, Faye Valentine.

Lo peor: todo lo relativo a los antagonistas y potencial mal aprovechado.

Recordad que el ‘Cowboy Bebop’ original está disponible también en Netflix. Por mi parte, voy a aprovechar para darle otro visionado. ¡Disfrutad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *