‘Annette’, brillante ejercicio visual en esta desigual película

Leos Carax presenta ‘Annette’, un loco y atípico musical sobre los abismos de la vanidad artística y la masculinidad tóxica

“Real como la fantasía y fantástica como la realidad”, que decía el escritor Juan José Millas.  Así, la película bebe de la realidad para construirnos un relato fantástico que roza a veces lo genial y es, a su vez, oscuramente siniestro.  El director de ‘Annette’, cuando derrocha creatividad roza la maestría, pero vuelve al mundo de los mortales cuando se vuelve convencional. Al final, compone una partitura a ratos desafinada.

La estructura es sencilla: Henry y Ann son la pareja del momento en el papel cuché. Él es monologuista, mientras que ella es una cantante de renombre internacional. Los dos tienen éxito. Cuando ella queda embarazada y nace Annette (bebé que da nombre a la película), la vida les cambia. Por entonces y al contrario que su pareja, Henry ya no cosecha buenas críticas en su espectáculo de incisivo humor.

Sumido en el abismo se embarca junto a su familia en un yate en plena tempestad. En raras y sospechosas circunstancias, muere ahogada Ann. La desesperación que vivirá Henry se ve aliviada cuando su bebe comienza a crecer y a cantar de forma prodigiosa. Entonces, padre e hija se enrolarán en una gira mundial para dar a conocer el don de Annette. Pero está niña tendrá un papel decisivo en la vida de su progenitor desvelando la oscura verdad que esconde su padre.

En esta extraña y siniestra película, destaca la actuación de su pareja protagonista, Marion Cotillard y Adam Driver, y será éste último quién por cuestión de importancia en la historia y por presencia en el metraje, al final, acabe sobresaliendo.

La pareja protagonista de la loca y fantástica ‘Annette’

Pero está película no es un musical clásico al uso, olvídense de ‘Los Miserables’ ‘¡Mamma Mia!’ o ‘El rey León’. Es un hipnotizante y raro musical, pero es en esta rareza donde está los toques geniales de Leos Carax, y donde más brilla, perdiendo una poco el norte y la genialidad cuando más se ajusta a una estructura convencional, descompensando el ritmo a lo largo de la dos horas y medias de película. Por ello, no creo que gustará al público en general, no está hecha para todos los gustos, debe entenderse los mundos creativos en lo que le gusta sumergirse al director. Es un musical libre, original, demencial y excesivo.

Plano a plano, laboriosamente confeccionada, con la delicadeza de un orfebre de cine, esta película es tan visualmente desbordante como para merecer verse en pantalla grande. Ningún plano, está de más, nada es libre albedrío. En este sentido, la película fluye en buen equilibrio de magnéticas imágenes.

Annette la peculiar muñeca-protagonista que da nombre al film

En definitiva, ‘Annette’ es una bajada a los infiernos, o abismos (como dice su protagonista) de la masculinidad tóxica que tanto está desenterrando el fenómeno #MeToo para bien de todas y de todos. Pero, también una mirada pesimista al mundo contemporáneo, a sus egos, competitividades y éxitos, también, muy tóxicos.

Es un musical pretencioso, lo es, pero también arrebatador y virtuoso. Una ensoñación pesadillesca de la que uno no quiere despertar. Aquí queda mi critica, ahora, ustedes decidan.

Valoración de Mr McGuffin: 4sombreros

Lo mejor: Su locura y su audacia, constantes en Carax, aunque hay que saber adentrarse en ellas.

Lo peor: El intento de gustar a todo el público lo termina anclando en lo convencional y, por ende, menos brillante.

No te la pierdas en Filmin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.