La genial ‘Z, La ciudad perdida’ propone el viaje como transformación personal

‘Z, la ciudad perdida’ de James Gray, más allá de ser un viaje en busca del Dorado a principios del S.XX, reflexiona sobre el sentido de la vida y la capacidad de la metamorfosis en la búsqueda

El no siempre comprendido director norteamericano filma una muy buena película a la altura de otros títulos suyos como son ‘Ad Astra’ y ‘Two Lovers’. Y esto se debe a la gran adaptación del libro biográfico escrito por David Grann: ‘La ciudad perdida de Z’.

 ‘Z, La ciudad perdida’ es un viaje con tintes místicos por la selva amazónica a principios del siglo XX. El explorador británico Percy Fawcett, interpretado por el hierático y fallido Charlie Hunman, es enviado a la selva amazónica para que delimite la frontera entre Brasil y Bolivia. Todo ello en mitad de una disputa por el cultivo del caucho. Acompañado por un grupo de hombres de confianza, entre los que destacará el fiel y valeroso Henry Costin (el irreconocible actor Robert Pattinson). Fawcett emprende el viaje por el Amazonas para hacer uno de los descubrimientos más importantes de la historia de la humanidad. Y su guía será una obsesiva convicción de la existencia de una ciudad antigua construida de oro, a la cual desde un comienzo llamará Z. 

Adiós vampiro de brillo cuestionable, hola aventurero que no teme perderse en la jungla

Lo bonito de ‘Z, La ciudad perdida’ es que cumple con aquello que decía el poeta C. Cavafis: “En la mente siempre ten a Ítaca, /porque llegar allí es tu objetivo. / Mas no apresures en nada tu viaje. /Mejor que dure muchos, muchos años/ y eches el ancla viejo ya en la isla, /rico de cuanto ganaste en el mundo, /sin esperar que las riquezas te las traiga Ítaca.” De esta forma, el viaje a través de la selva amazónica cambia de objetivo en varias ocasiones, pero no pierde por ello importancia la aventura. Y las peripecias que van atravesando en su camino transforman al protagonista.

La obsesión de búsqueda de Percy Fawcett por una ciudad de oro, se transforma en una exploración mística de la razón de la propia existencia. El hijo de Fawcett, Jack (interpretado por Tom Holland), cumple una función fundamental en esta quimera.  Jack Fawcett, en un principio, se opone a su padre pues no entiende su larga ausencia de casa y su vacío en la familia. Pero termina secundando la idea del padre y obsesionándose de la misma manera en esa búsqueda de la ciudad del Dorado.

Padre e hijo comparten escenas… y una obsesión ligeramente preocupante

Sienna Miller, en su papel de Nina Fawcett, representa otra percepción de la vida y otro mundo totalmente distinto, el de la civilización. La idea de un mundo donde lo que preocupa es el éxito, los logros y la posición social. Frente a ello, el mundo de la aventura plantea otra perspectiva de la vida. En ella ya no importan los valores civilizados, domina lo ignoto.

El arco de transformación del protagonista, Percy Fawcett, pasa de ser un personaje que busca el reconocimiento social a una nueva necesidad la de dar un nuevo sentido a la vida y la importancia del legado que dejamos. Por otro lado, el personaje pasa de encarnar la civilización, con los que conlleva de normas y expectativas, a perderse en los dominios de la selva, donde solo van a parar los desafortunados.

‘Z, La ciudad perdida’ es impresionante técnicamente, cuenta con una fantástica fotografía de Darius Khondji, que la dota de gran fuerza visual. Pero aquellos que vean esta película con la necesidad de encontrar una sorprendente ciudad dorada caerán en el desengaño y la frustración. Ya no de conseguirlo, sino que satisfaga su necesidad visual, agotada en estos tiempos ante los efectos digitales de películas de superhéroes. Siempre será más satisfactorio imaginarlo a verlo en la película que nunca nos sorprenderá igual.

Valoración de Mr McGuffin: 4sombreros

Lo mejor: Que la película transcienda más allá del viaje de aventuras.

Lo peor: El actor protagonista Charlie Hunnam parece un témpano de hielo, no trasmite emociones, nada.

¿Quieres verla? Pues corre, que te está esperando en Filmin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.