The Witcher t2

The Witcher t2

‘The Witcher’, una segunda temporada que mejora la fórmula

Geralt de Rivia se consagra como el nuevo baluarte de la fantasía épica en Netflix

Vayamos al grano: ‘The Witcher’ T2 sienta las bases para una expansión sin límites del universo brujero, como ya ocurrió con la saga de videojuegos. Después de una primera temporada irregular y el estupendo largometraje animado ‘La pesadilla del lobo’, las nuevas aventuras de nuestro brujo favorito logran superar sus principales críticas: una estructura caótica e intrincada —que mejora con un segundo visionado e hila de forma brillante todas sus tramas al final— y un apartado CGI que lastraba el diseño de producción.

En esta ocasión, la narrativa es simple y su evolución horizontal, pivotando sobre tres tramas. Tras el final de la primera temporada, comienza el entrenamiento de Ciri en Kaer Morhen, bajo la supervisión de Geralt y el resto de brujos. Yennefer, a quien se creía muerta tras la batalla de Shoden —sorpresa, no—, emprende una búsqueda de poder que va a forzar a la Hermandad de Hechiceros a tomar parte en el conflicto del continente. Mientras tanto, Nilfgaard da refugio a los elfos con la intención de usarlos como arma de choque contra los reinos del Norte.

Esa tendencia a lo episódico y autoconclusivo que, como ha apuntado con acierto la crítica, remite a series de sobremesa clásicas como ‘Xena’ o ‘Hércules’, se conjuga con una trama de fondo que se va cociendo a fuego lento hasta explotar en el último episodio y cuyo eje central es la misteriosa naturaleza de Ciri. El personaje de Freya Allan crece y se pone al nivel del Henry Cavill: no solo su caracterización es más adulta, sino también su actuación, dibujándose las bases de un triángulo paternofilial entre ella, Geralt y Yennefer.

Multiverso en ‘The Witcher’ T2

Y es que la serie comienza a volar por libre. Hay tramas originales, como la de Yennefer, y cambios significativos en el destino de ciertos personajes, que se emplean para justificar la evolución de los protagonistas. En este sentido, ‘The Witcher’ T2 no da puntada sin hilo: la mayoría de los cambios aportan al devenir de la trama. Con mayor o menor acierto, solo el tiempo lo dirá. No hay combates gratuitos o conflictos que no tengan cierta repercusión en el desarrollo de la serie, si bien algunas tramas secundarias tienen menor interés que la principal. Me he visto tentado de coger el móvil en alguna de estas escenas, pero la verdad es que el ritmo es tan ágil que apenas da tiempo a aburrirse.

Lo que me ha gustado menos, son algunos cambios en personajes secundarios, un poco sacados de la manga. La relación entre Vilgefort y Tissaia es un ejemplo. O cómo la segunda pasa de ser una maga cruel e implacable a la madre que Yennefer nunca tuvo. Son transformaciones que ocurren porque sí, sin que veamos qué ha ocurrido entre medias.

Más lógica es la evolución de Geralt, que pasa de ser esa versión de Batman sin traje de la primera temporada a parecerse más al de los libros. Es decir, un personaje cínico, descreído e ingenioso. Ese brujo que no logra despegarse de su humanidad y al que el mundo siempre le fuerza a elegir el mal menor. Henry Cavill pone todo de su parte para hacer de Geralt algo creíble, que hasta la peluca parece más natural en esta temporada.

Cirilla de Cintra entrenando en Kaer Morhen

Diseño de producción

Las bestias han mejorado, los efectos digitales también. Mucho. Hay algunos momentos que de verdad molan y dan ganas de volver atrás y verlos de nuevo. Ahora sí que hay sensación de continuidad entre el CGI y la acción real, sobre todo en los numerosos enfrentamientos de Geralt, que siguen siendo espectaculares y bien coreografiados. Los nuevos decorados, con mención especial a Kaer Morhen, se conjugan con parajes naturales para levantar un mundo que tiene esa idiosincrasia de cuento, de bosques oscuros, dragones y mazmorras, detrás. Y aunque en diversas entrevistas se haya negado hasta la saciedad, se nota que los diseños están claramente inspirados en la saga de videojuegos The Witcher de CD Project, lo que es un cumplido.

Otra cosa que ha mejorado mucho en ‘The Witcher’ T2 es la cámara. Planos más interesantes y elaborados, pequeños experimentos visuales y estampas magnificas de los reinos que hacen quieras detenerte a contemplarlos. Redondea el apartado una banda sonora muy adecuada que, sin llegar a ser especialmente memorable, contribuye a la acción.

Geralt de Rivia interpretado por Henry Cavill

Hay que ser brujero…

A esta segunda temporada de ‘The Witcher’ poco se le puede pedir que no de ya. Ha corregido los defectos principales de la primera, muestra una evolución lógica de sus personajes en la mayoría de los casos, y es palomitera a mas no poder. Eso sí, la resolución de la temporada es quizás demasiado abrupta y en ningún momento deja de ser una producción algo superficial para lo que el material base da de sí.

Si sigue mejorando, temporada a temporada, quizás pueda convertirse en una de las grandes fantasías épicas en esta era postpandemia. Hoy por hoy, sigue siendo un entretenimiento recomendable, pero prescindible.

Valoración de Mr McGuffin: 4sombreros

Lo mejor: la evolución de Geralt, Yennefer y Ciri. Su simplicidad es al mismo tiempo su punto fuerte; puedes engancharte en cualquier momento.

Lo peor: se hace corta. Algunas licencias en la historia original no gustarán demasiado a los fans.

Si os ha gustado, ya está disponible en Netflix.

Parodia de Ther Witcher por trazzto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.