‘El Comediante’: una crisis de los 40 algo mística en Netflix

Largometraje irregular mexicano con aires constantes a Ignatius Farray

‘El Comediante’ es un película de 2021 que ha sido estrenada el 14 de enero en Netflix, y es el estreno que le toca esta vez a El Heavy para The McGuffin. Otro producto mexicano y otro producto con el Stand Up como protagonista, como ya ocurriera con el especial de Ballarta.

En este caso el contenido es un largometraje dirigido por Gabriel Nuncio (que también la protagoniza) y Rodrigo Guardiola (que también es batería del grupo de rock Zoé).

Lo que cuenta

La película cuenta la vida en Ciudad de México (antiguo México D.F.) de Gabriel, cómico en crisis creativa y monetaria que lucha por sacar un nuevo proyecto adelante: un drama en forma de «largo» sobre una astronauta.

Mientras encuentra gente que apoye la idea su vida personal sufre diferentes avatares entre los que destaca la solicitud de una amiga íntima a que done esperma para su fecundación in vitro. La posibilidad de ser ‘papá’ supone un aliciente en su vida rodeada de imperfecciones y microhecatombes.

Gabriel: el Ignatius mexicano

Es imposible no verla pensando todo el rato en Ignatius Farray. El parecido físico del protagonista con el cómico canario es simplemente brutal. Y, más allá de eso, el propio personaje está dibujado de la misma forma que el de Nacho de ‘El Fin de la Comedia’ (Comedy Central). De hecho, cuesta creer que no haya sido una alta fuente de inspiración a la hora de abordar este film. En resumen: te pasas todo el metraje viendo a Ignatius, hasta respira como él.

¡Joder, es el puto Ignatius!

Los avatares del protagonista

Muchas cosas que le pasan al protagonista le hubieran pasado a Ignatius. Al margen de polemizar con esto, estas situaciones, que abordan momentos decadentemente cómicos, se convierten en la trama principal de la historia, al margen del arco del personaje que se dibuja. Es decir, los episodios suman entre todos el verdadero asunto de la película. Recuerda, además de a ‘El Fin de la Comedia’ al ‘Caro Diario’ de Nanni Moretti, con esa alegría de vivir melancólica que recorre determinados espacios abiertos de la ciudad.

El sonido

La ambientación musical nos sumerge en una atmósfera por momentos mística, reforzando la idea de crisis existencial del protagonista. Luis Gerardo Garza “Chetes” y José Miguel Salinas Tetelboin se encargan de nutrir toda la cinta con temas que en ocasiones nos remiten al Brian Eno de ‘Traffic’.

La impostura

Uno de los problemas que este humilde redactor ve en esta y en otros filmes es la sensación de impostura a la hora de saltear una historia de situaciones más o menos cómicas o más o menos dramáticas. Me explico: el personaje vive como un medio pijo pero le pasan las cosas de una persona sin recursos. Parece como si los creadores «jugaran» a ser pobres. Cosa que se da mucho en el mundo indie.

Así, el personaje pierde las llaves y el cerrajero le saca toda la panoja que acababa de cobrar en un bolo o va a un restaurante que no se puede permitir y pide ayuda para pagar la cuenta. Situaciones todas ellas que parecen contadas desde el otro lado del cristal.  

La astronauta

Dentro de la ficción, el grupo autoral de este film, se anima con otra. Es decir, una ficción dentro de otra ficción. Y es que el protagonista, como hemos dicho antes, quiere hacer una película. La peli se llamará ‘La astronauta’ y este otro relato entronca con soltura con la propia existencia de Gabriel. Así, es una suerte de incertidumbre disfrazada de algo poético que no acaba de funcionar.

Los nombres

Muchos de los personajes tienen el mismo nombre que la persona que lo interpreta. Gabriel Nuncio es Gabriel, Cecilia Suárez hace de “herself” y no sabemos si Alejandro Saevich y Eduardo Donjuan, también. Este paralelismo entre realidad y ficción contrasta con el otro relato, el místico, el vinculado al propio ser y crisis de Gabriel, cosa que nos parece bien.

El final

El final deja un sabor agridulce y es un poco escapista, algo que le acaba dando un aura de pretenciosidad a algo que podría haberse quedado en una comedia urbana muy efectiva.  

Valoración de Mr. McGuffin3sombreros

Lo mejor: la comedia que desprende a veces. Se parece a Ignatius para bien.

Lo peor: los diálogos nada vocalizados y con el sonido bajito.

Da algo de sueño, tienes que jugar con el volumen, pero recomiendo verla.

Está disponible en Netlix y, aunque fue producida en 2021 y participado en algún festival, es ahora cuando el estreno ha sido potente, el estreno en Netflix.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.