‘Don´t Look Up’ o un consejo: no mires la película

‘No mires arriba’, la última película de Adam Mckay, ha logrado tan solo una cosa relativamente loable: polarizar las opiniones que hay sobre ella.

«O te gusta o la odias» he leído en Twitter ya varias veces con respecto a ‘Don´t Look Up’. Y ganas no me han faltado para responder una frase tan elocuente -nótese la ironía- con un: «como todas las cosas, o te gustan… O no».

Y con ese mismo escepticismo me posiciono radicalmente en contra de esta patochada de película, solo salvable por la talla de los actores: Di Caprio, Jennifer Lawrence y Meryl Streep. Si te gustó, quizá no deberías seguir leyendo esto. No pretendo hacer prisioneros. Quiero que me devuelvan los 140 minutos que invertí en verla. Y casi pediría indemnización a Netflix. Todavía no entiendo como puede existir un producto tan pretencioso y tan fallido a la vez. Allá vamos, procedo a explayarme.

Leonardo Di Caprio, Jennifer Lawrence, Meryl Streep y Jonah Hill. ¿Por qué con este reparto, el resultado es tan enfasto?

En primer lugar, quiero halagar lo novedoso de su planteamiento en lo que a films apocalípticos se refiere. Jamás habíamos visto una peli que va de un asteroide que va a destruir La Tierra. Y menos un asteroide descubierto de chiripa por científicos con carencias relacionales y sociales -ironía de nuevo, por cierto-. Pero bueno, démosle una oportunidad. Es «de humor», dicen. Y tiene mucha «crítica social y política», añaden.

Estamos ante un listado de gags fallidos que se insertan a martillazos en la historia. Incluso el que mejor funciona (¿por qué el militar les cobró los aperitivos?) cae contra el suelo con todo su peso al convertirse en tan repetitivo, tan cargante, tan recurrente. Los guionistas, el propio McKay junto a David Sirota, debieron pensar que para un chiste bueno que hay, debían explotarlo al máximo para intentar hacer gracia. Porque sino, no tiene mucha más explicación.

Mark Rylance como un Steve Jobs rematadamente turbio.

El resto de chistes son previsibles, tontos, y con una intención paródica que se vuelve en su contra: parece una parodia mala del de parodias. Junto al ya mencionado del militar, el otro «chiste» o «parodia» que medianamente funciona o puede llegar a funcionar es el personaje de Mark Rylance. Esa especie de Steve Jobs autista con aura de sádico y maníaco. Pero es que ni siquiera. Y encima, todos esos punchlines relativamente funcionales están recogidos en el tráiler. Querido lector, véase el tráiler y no gaste dos horas y pico de su tiempo en Netflix.

El guion de ‘Don´t Look Up’ es un claro ejemplo para las facultades de cine y comunicación audiovisual. Un claro ejemplo de lo que es un guion en un estado de primer borrador. Y un claro ejemplo de que nunca funciona un guion al que no se le han dado varias vueltas y varias pensadas. ¿Cuáles son los puntos de giro que, tratándose de una parodia, deberían sorprendernos tanto? ¿El descubrimiento del asteroide, la negativa del Gobierno de EEUU a tratar el problema y que quieran explotar los recursos del asteroide? Oh. Bueno. Ese último podría no verse venir, aceptamos crítica social barata y facilona como animal acuático.

Porque ese es otro tema. ¿De verdad consideramos que una película con un presupuesto de, al menos, 200 millones de dólares puede darnos lecciones facilonas anti capitalistas? (Si os interesa esto, os dejo este artículo de la revista Forbes donde profundiza en los datos económicos del filme).

«No, es que es una película que critica la postura de los gobiernos contra el cambio climático». Ajá… Greta Thunberg, ponte las pilas que Adam McKay te quita el trabajo. En serio, es una crítica facilona, sin ninguna profundidad, que viene muy a colación y que asegura a Netflix un mínimo de rendimiento económico. Pero poco más. Oh, no, los gobiernos ignoran la realidad como hace Meryl Streep con el asteroide. Qué gran idea -insértese meme sarcástico correspondiente-.

Lo único salvable es, como decía al principio, el reparto. Un buen Di Caprio, una correcta Lawrence, y una Meryl Streep que da igual lo que le des porque se lo come y te lo devuelve mejorado por diez. E insisto en que me gustó el trabajo de Mark Rylance.

El reparto, en general, bien. Y eso que sus personajes no les ayudan. Empatizando, por ejemplo, con Di Caprio, tiene que ser muy difícil definir la evolución de tu personaje cuando su cambio de tímido a mediático viene motivado por… absolutamente nada. ¿Arco de personaje? ¿Eso qué es? ¿Se come?

En definitiva, y como he leído y escuchado a otras personas con más repercusión y empaque que el que pueda tener yo, esto está genial como idea para un sketch de Saturday Night Live. Con Streep de invitada, por ejemplo. Y qué divertido habría sido.

Valoración de Mr McGuffin: 1sombrero

Lo mejor: el tráiler y los actores. Por decir algo.

Lo peor: las pretensiones exageradas de una película rematadamente mala y fallida en todos sus aspectos -salvo en el de generar polémica-.

A pesar de que no lo recomiendo, el libro de estilo de la web me compromete a poner aquí en enlace a la película en Netflix.

3 thoughts on “‘Don´t Look Up’ o un consejo: no mires la película

  1. No te falta razón alguna, es verdad que la película es una parodia, me causó la misma situación pero defendiendola y yendo más allá me parece asombroso jugársela así con una película como tú dices con un presupuesto de 200 millones de dólares. Terminar la película y pensar…»Pero que clase de película es está», y darle vueltas [… ]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.