Mrs. Maisel

Bienvenidas a la noria de ‘Mrs. Maisel’

En su cuarta temporada, recién semi-estrenada en Amazon Prime, las aventuras de La Maravillosa Mrs Maisel apuntan a una Midge dispuesta a tomar las riendas de su propia vida

Mrs. Maisel desde la primera temporada ha hecho gala de un guión impecable, una producción brillante y unos actores que están en estado de gracia desde el minuto uno. Desde la maravillosa Rachel Brosnahan hasta el estrafalario Tony Shaloub  (que hace del padre de la anterior) pasando por la fantástica Alex Borstein, a cargo de la inolvidable Susie Myerson. Por si no lo sabías, Alex es también la voz de Lois Griffin en Padre de familia. Por lo tanto, la cuarta temporada de la serie no tiene, a priori, demasiado que demostrar.

Los padres de Miriam Maisel, interpretados por Tony Shaloub y la fantástica Marin Hinkle, son uno de los grandes hallazgos de la serie. ¿Para cuándo un spin off que nos muestre a la feliz pareja en sus años mozos? ¿O en su vejez? ¡O incluso en sus viajes a Ikea!

Sin embargo, y ya desde el capítulo uno, esta cuarta temporada –de la que, de momento, sólo podemos disfrutar de dos capítulos en Amazon Prime– demuestra que no es un mero trámite sino que se propone hacernos olvidar a las anteriores. Así, tiene escenas absolutamente memorables como la discusión familiar en la noria o esa secuencia en la que Midge inventa Cofidis antes que nadie y crea su propio pozo sin fondo de crédito (una bonita radiografía de la economía moderna, por cierto).

Además, ‘Mrs Maisel’ va apuntando a una relación más civilizada de Midge con su exmarido Joel. Y a una vuelta a la convivencia familiar, con los padres de Midge instalándose a vivir con ella en su apartamento recién recuperado. Naturalmente, si sus padres fuesen dos seres humanos normales esto supondría un bálsamo de tranquilidad en la vida de Mrs. Maisel, pero, tal y como son Moishe y Shirley, todo apunta a que va a terminar peor que un partido de rugby Ucrania-Rusia.

Por otro lado, las habilidades financieras de Miriam Maisel también apuntan a que su recuperación del apartamento familiar puede durar muy poco. Y a que, de seguir por los derroteros que apunta el capítulo 2, lo más probable es que la veamos unirse a Stop Deshaucios antes de terminar la temporada. ¡Quién dijo que los cómicos tenían que saber manejar sus cuentas!

En todo caso, esta debería ser la penúltima temporada de ‘Mrs. Maisel’. Y, de momento, renueva su posición como una de las series más recomendables de la parrilla. No sólo por sus valores de producción (que los tiene) y sus guiones brillantes. Sino, sobre todo, porque contiene algunas reflexiones bastante interesantes sobre la comedia y se asoma a algunos de los dilemas a los que los cómicos llevan enfrentándose desde hace siglos: ¿improvisar o llevar un texto cerrado? ¿ser cabeza de león o cola de ratón? ¿tugurios de proximidad como cabeza de cartel o grandes estadios como teloneros de grandes estrellas? Además, el retrato que hace del machismo en la comedia resulta certero aún a día de hoy pese a que –¡sorpresa!– se supone que la serie está ambientada hace casi 60 años.

Nuestro consejo, desde Mr. McGuffin es que no te plantees ningún dilema respecto a ‘Mrs. Maisel’ y hagas todo lo posible por verla. Eso sí, comprenderíamos que esperases a que esté toda la temporada disponible porque la manía esta de dosificarnos las series como si fuesen morfina o propofol resulta, a estas alturas del siglo XXI, bastante incomprensible.

Valoración de Mr. McGuffin:

5sombreros
5sombreros

Lo mejor: un guión brillante con unos actores fabulosos. Incluye reflexiones sobre la comedia y el machismo que harían palidecer a más de un cómico y a muchísimos programadores.

Lo peor: que Amazon Prime ha decidido que estamos en 1999 y nos va a dosificar los capítulos como si fuese Globomedia. ¡Ya te vale, Jeff!

1 thought on “Bienvenidas a la noria de ‘Mrs. Maisel’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.