‘Cry macho’ es un cine menor pero también una bonita road movie crepuscular

En ‘Cry macho’, con muchos vicios recurrentes del director, Clint Eastwood plantea una bella propuesta de cómo encontrar un lugar al término del camino vital.  También, hay una búsqueda de redefinición de la masculinidad que enfrenta al director con sus antiguos papeles como actor, de duro pistolero o justiciero

‘Cry Macho’ presenta una historia sencilla, a caballo entre las películas de Clint Eastwood ‘Mula’ y ‘Gran Torino’. El filme narra los años crepusculares de Mike, una antigua estrella del rodeo en horas bajas, que vive pegado al alcohol. Debido a favores previos recibidos, se ve en la tesitura de aceptar un encargo. El cometido consiste devolver de México a Texas al hijo pequeño de su antiguo jefe. Con un planteamiento de road movie, Mike Milo y el adolescente, Rafo, vivirán una serie de aventuras que los redefinirán, dando a ambos segundas oportunidades.

¿Quién es el más macho de los tres?

Lo mejor de esta película es enfrentase a ella después de leer y escuchar comentarios continuos de malas críticas. Para acérrimos seguidores del cine de Clint Eastwood desde ‘Un mundo perfecto’ o ‘Los puentes de Madison’ (hay cine anterior de Clint Eastwood, pero me gustaría retroceder a las películas donde me conquistó como director) algo de razón llevan estos comentarios por el tono un poco ‘infantil’ del filme, entre otros errores. Pero la película funciona y me gusta. Voy a dejar los errores o detalles chirriantes para el final.

Es la historia de dos personajes muy diferentes, vitalmente perdidos. La amistad (relación paterno filial) que surge entre seres tan distintos funciona. Por un lado, un niño de familia desestructurada y violenta descubre realmente lo que hace “macho” a un hombre. Por el lado del anciano, encuentra un lugar donde terminar sus días a golpe de bolero. El viaje de México a Tejas transforma a ambos. Quizá, desde mi punto de vista, habría desarrollado más la vida autodestructiva que lleva Mike antes de la propuesta de su exjefe y el viaje. Y no habría construido el personaje del niño tan caricaturizado.

Es bonito que el propio bandolero, pistolero y justiciero de Clint Eastwood nos de esta lección de “hombría” (el acertado símbolo del gallo) en los tiempos que corren y encuentre un lugar tan dulce para acabar sus días.

No hay nada como «Sabor a mí»

La principal crítica es la elección del director para encarnar el mismo al protagonista, Mike. No sólo cuesta creer que se meta en peleas cuando parece en ocasiones que ni se tiene en pie. Aunque admito que como personaje y más con lo que connota su persona como actor, está bien elegido. También, es difícil creer que el personaje de Martha, encarnado por, la no joven pero tampoco muy madura, Natalia Traven, pueda enamorarse de una persona casi anciana. Pero, aunque me lluevan críticas, a mí la pareja no me encaja. El personaje de Martha y el fin que desempeña en la historia es a la vez dulce y bello, y eso gusta.

‘Cry Macho’ es una bonita reflexión sobre el legado cinematográfico de Eastwood como actor y una película menor de éste como director pero que si no la firmase él, pasaría como un filme aceptable. Es difícil encontrar un lugar mejor para pasar nuestros últimos días. Es bello verlo tras los ojos del director, con el que uno no puede dejar de identificarse.

Valoración de Mr McGuffin: 3sombreros

Lo mejor: La autocrítica que se hace Clint Eastwood en su carrera como actor y la parada de fin de viaje del protagonista.

Lo peor: El tono algo infantil que potencia el personaje del niño.

Si quieres verla, pásate por HBO Max.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.