Mrs. Maisel

Mrs. Maisel y sus asignaturas pendientes

Por fin he podido disfrutar íntegramente de la cuarta temporada de La Maravillosa Mrs Maisel y, ahora que Amazon Prime me deja, me apresuro a actualizar mi artículo anterior.

No voy a repetir aquí lo fantástica que es la serie, lo sólido que es su guión y la espiral autodestructiva en la que lleva metido su equipo de dirección desde la primera temporada, intentando demostrarnos que saben hacer planos secuencia muy caros, muy complicados y perfectamente ambientados. Si has visto cualquiera de las temporadas anteriores de Mrs. Maisel, sabes perfectamente de lo que hablo.

Mrs. Maisel
Esta gente está a punto de acuñar el término «Hacer un Mrs. Maisel» como sinónimo de «ambientar las escenas con tal grado de detalle y ostentación que hasta el espectador más exigente termine desconcertado ante tanta belleza y precisión».

Lo cierto es que la temporada arranca con dos capítulos muy brillantes, pero luego baja un poquito el nivel para volver a cerrar con dos grandes capítulos. Es algo que ya habíamos visto en temporadas anteriores. Y que en ésta se ve acrecentado por el empeño de los guionistas de dedicarle algo de tiempo a Joel Maisel y su nueva pareja, a Susie. Con flamante oficina y su deficiente gestión de recursos humanos y, sobre todo, el empeño en estirar la trama de la Rose Weissman con su incipiente negocio de Celestina.

En todo caso, la serie termina con dos capítulos redondos y muchos momentos memorables. La redacción de un epitafio conmovedor por parte de Abe. El reencuentro de Midge con algún viejo amigo. Y, sobre todo, la certeza de que el público de la serie querría un spin off de todos y cada uno de los secundarios que pueblan el universo de Miss Maisel. Con la probable excepción de Sophie Lennon, la otra cómica de la saga, y que personalmente encuentro insufrible, con redención final incluida.

Eso sí,  tengo que reconocer que ninguno de los capítulos logró hacerme olvidar la fantástica escena de la noria del capítulo uno. Y que la propia Miss Maisel sigue siendo mucho más interesante que cualquiera de sus compañeros de serie, incluido el espectacular Abe Weissman.

De momento, Amazon Prime sigue prometiendo que esta será la penúltima temporada de la serie. Y tengo que confesar que mi corazón se encuentra partido en dos. Por un lado prefiero que la terminen en la quinta temporada, antes de hacer ninguna barbaridad con la trama y los personajes. Pero, por otro, tengo la certeza de que voy a echar muchísimo de menos a esta panda de lunáticos, Lenny Bruce incluido.

Mrs. Maisel
No quiero destripar nada pero cuando veáis a Lenny y Midge en el escenario del Carnegie Hall, preparaos para uno de los grandes momentos de la serie. Sobre todo si eres cómico, guionista o veterinario y te has visto alguna vez en ese tipo de falsos dilemas.

Por cierto, no puedo dejar de recomendar a quien quiera conocer un poquito mejor a Lenny Bruce que busque sus vídeos en Youtube. E incluso que vea la injustamente olvidada “Lenny”, con Dustin Hoffman ejerciendo del cómico protagonista. Ahora mismo está disponible en Filmin y también se puede alquilar en varias plataformas de Streaming de pago como la propia Amazon o Apple.

Mientras te decides a dar el salto a la dramática realidad de Lenny Bruce, no dejes de ver a Mrs. Maisel en Amazon Prime.

4sombreros

4sombreros

Lo mejor: La trama principal con la propia Midge y sus dilemas profesionales.

Lo peor: Algún capítulo suelto en el que nos alejamos demasiado de Midge.

Para verla, ya sabes adónde acudir: Amazon Prime Video.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.